Arrendamiento de inmueble situado en España titularidad de residente en Francia


DGT CV 22-2-11
El arrendamiento de un inmueble situado en España cuya titularidad es de un residente en Francia no constituye la existencia de establecimiento permanente por lo que no estará obligado a designar representante fiscal.

Una persona física residente en Francia es propietaria de un local en España que arrienda a una mercantil española. Se cuestiona sobre si se considera que el mero arrendamiento del inmueble supone que se está operando mediante establecimiento permanente y sobre la obligación de nombrar representante fiscal, así como sobre el cumplimiento de las obligaciones en relación con el IVA.
El criterio de la DGT es el siguiente:
1º. Impuesto sobre la renta de no residentes.
Al tratarse de un residente fiscal en Francia, resulta de aplicación el Convenio entre España y Francia para evitar la doble imposición (CDI) (BOE 12-6-97).
Conforme al CDI art.5.1, la expresión “establecimiento permanente” significa un lugar fijo de negocios mediante el cual una empresa realiza toda o parte de su actividad. Por otra parte, el concepto de establecimiento permanente en la normativa española se recoge en la LIRNR art.13.1.a
El mero hecho de poseer bienes inmuebles en España no implica que se actúe a través de establecimiento permanente sino que para ello deberán cumplirse los requisitos mencionados en el mencionado CDI art.5.1.
Del escrito de consulta parece que el consultante simplemente es titular de un inmueble situado en España que destina al arrendamiento y que no concurren las circunstancias para entender que el consultante opera mediante establecimiento permanente, sin perjuicio de las obligaciones tributarias que deriven de la obtención de renta de bienes inmuebles situados en España.
De acuerdo con la LIRNR art.10, los contribuyentes por este Impuesto estarán obligados a nombrar, antes del fin del plazo de declaración de la renta obtenida en España, una persona física o jurídica con residencia en España, para que les represente ante la Administración tributaria en relación con sus obligaciones por este Impuesto, cuando operen por mediación de un establecimiento permanente, cuando obtengan en España, sin establecimiento permanente, rendimientos derivados de prestaciones de servicios, asistencia técnica, obras de instalación o montaje derivados de contratos de ingeniería o, en general de explotaciones económicas, respecto de los que se efectúe deducción de gastos, y cuando se trate de entidades en régimen de atribución de rentas.
En tanto no se trate de ninguno de estos supuestos, el consultante no está obligado a nombrar representante a estos efectos.
2º. Impuesto sobre el Valor Añadido.
Conforme a la LIVA art.5.Uno.c), se reputa empresario o profesional, quienes realicen una o varias entregas de bienes o prestaciones de servicios que supongan la explotación de un bien corporal o incorporal con el fin de obtener ingresos continuados en el tiempo. Estableciendo que, en particular, tendrán dicha consideración los arrendadores de bienes por lo que el consultante, propietario de un local en España, que alquila a una mercantil desarrolla una actividad empresarial o profesional.
Por su parte, la LIVA art.69.Cinco dispone que a efectos de este Impuesto, se considerará establecimiento permanente cualquier lugar fijo de negocios donde los empresarios o profesionales realicen actividades económicas. En particular, tendrán esta consideración, entre otros, los bienes inmuebles explotados en arrendamiento o por cualquier título.
En interpretación de este precepto es doctrina de la DGT que un empresario o profesional dispondrá de un establecimiento permanente en el sentido descrito en el caso de que disponga de las instalaciones (locales) en calidad de propietario, titular de un derecho real de uso o arrendatario de la totalidad o de una parte fija y determinada del mismo en circunstancias similares a las descritas en el escrito presentado.
Por lo tanto, el consultante se considera establecido en el territorio de aplicación del Impuesto y serásujeto pasivo del IVA por el arrendamiento del local de su propiedad, por lo que deberá cumplir con las obligaciones de los sujetos pasivos, recogidas en la LIVA art.164 , entre la que se encuentra la presentación de las declaraciones-liquidaciones pertinentes por el IVA. No obstante, no está obligado a nombrar representante en relación con este Impuesto.

 

  1. No hay Comentarios
(No será publicado)
*