Consecuencias de la disolución de un proindiviso


DGT CV 8-10-09
En la disolución de un proindiviso no existe alteración patrimonial, sino la transformación de la cuota de participación en un patrimonio específico, siempre y cuando no se produzcan excesos ni defectos de adjudicación.

Una sociedad es titular del 50% en proindiviso de dos inmuebles. Se plantea las consecuencias en el IS de la disolución del proindiviso, adjudicándose uno de los inmuebles en pleno dominio.
Dado que las comunidades de bienes se rigen por la normativa del IRPF, no existe alteración patrimonial en la disolución de comunidades de bienes, es decir, no se produce una transmisión o alteración patrimonial en sede del comunero, sino la transformación de su cuota de participación en la comunidad de bienes en un patrimonio específico, por lo que no se genera ninguna renta a incluir en la base imponible (LIRPF art.33.2).
Por otro lado, la valoración fiscal de los elementos patrimoniales adjudicados tiene en su conjunto la misma valoración que tenía la parte alícuota en la comunidad de bienes, siempre y cuando no exista exceso o defecto de adjudicación. De existir, sí se produciría una renta positiva o negativa a incluir en la base imponible del comunero, y que se debe valorar según el valor de mercado (LIS art.15.2.a).

  1. No hay Comentarios
(No será publicado)
*