Donación de participaciones en una sociedad mercantil


DGT CV 5-3-09
Para que la transmisión de participaciones en una sociedad mercantil a título gratuito e inter vivos pueda considerarse una donación de un bien inmueble se requiere, entre otros requisitos, que como resultado de la transmisión o adquisición el adquirente obtenga una posición tal que le permita ejercer el control sobre esas entidades o, una vez obtenido dicho control, aumente la cuota de participación en ellas.

Un grupo familiar posee la totalidad de las participaciones en una sociedad limitada. Los padres, residentes desde 2005 a 2008 en Alicante hasta su traslado a Madrid, pretenden donar sus participaciones por partes iguales a sus tres hijos, que, a su vez, tienen sendas participaciones en un 24%. Los tres hijos residen en la Comunidad de Madrid desde su nacimiento. Se plantea qué normativa resulta aplicable al supuesto descrito.
En primer lugar, es necesario determinar la Comunidad Autónoma donde se entiende producido el rendimiento. En el caso de donación de bienes muebles, corresponde el rendimiento a la Comunidad donde el donatario tenga su residencia habitual a la fecha del devengo del Impuesto. Si se trata de una donación de bienes inmuebles, el rendimiento corresponde a la Comunidad en la que estos estén situados. Asimismo, hay que tener en cuenta que se considera donación de un bien inmueble la transmisión a título gratuito de los valores a los que se refiere la L 24/1988 art.108 (Ley del Mercado de Valores).
En este supuesto concreto, la donación de participaciones no puede considerarse como una donación de un bien inmueble, ya que la L 24/1988 art.108 exige, entre otros requisitos, que como resultado de la transmisión o adquisición el adquirente obtenga una posición tal que le permita ejercer el control sobre esas entidades o, una vez obtenido dicho control, aumente la cuota de participación en ellas. Tratándose de sociedades mercantiles, se entiende obtenido dicho control cuando directa o indirectamente se alcance una participación en el capital social superior al 50%, no alcanzando tal porcentaje ninguno de los hermanos como consecuencia de la donación, ya que cada donatario solo alcanzaría la titularidad del 33% del total.
Por tanto, en este caso, al tratarse de la donación de un bien mueble, el rendimiento corresponde a la Comunidad de Madrid, que es donde se sitúa la residencia habitual de los donatarios, y puesto que estos llevan residiendo en esta Comunidad durante los cinco años anteriores, contados de fecha a fecha, que finalicen el día anterior al devengo del Impuesto, la normativa aplicable también es la de la Comunidad de Madrid.

  1. No hay Comentarios
(No será publicado)
*