Equiparación de un contrato de préstamo sin interés a una donación.


TSJ Asturias 3-4-09, Rec 120/07
Un préstamo con carácter indefinido sin intereses no es equiparable a una donación y, por tanto, no tributa en el ISD, siempre que se acredite fehacientemente la efectividad del mismo.

La presente sentencia analiza si una escritura pública de reconocimiento de deuda suscrita entre dos personas (madre e hija) constituye un negocio jurídico simulado de donación en lugar de un préstamo sin pago de intereses y que puede ser devuelto por el prestatario indefinidamente.
Parte el Tribunal de que corresponde a la parte actora (la hija) acreditar el hecho en que basa su pretensión, es decir, probar sin género de dudas que el importe percibido de su madre mediante diversas entregas anteriores al otorgamiento del referido documento público era un préstamo con carácter indefinido sin intereses y no una donación, como lo calificaba la Inspección, haciendo tributar dicha adquisición por el ISD.
El Tribunal considera cumplidamente probada la efectividad de un contrato de préstamo sin intereses, tal como se desprende del tenor de la escritura pública de fecha 23-6-00, de reconocimiento de la deuda que proviene de las sumas prestadas a la hija por su madre, con carácter indefinido y sin interés, para el establecimiento de diversos negocios de aquella y para la adquisición de su vivienda habitual. Se demuestra con la documentación aportada la puesta en marcha de un negocio el 1-10-96, la adquisición de una vivienda el 8-7-98 y la constitución de una sociedad limitada entre la hija y otra persona para la explotación de un solarium el 23-6-00, operaciones todas que precisaban de una financiación económica que encuentra su origen en las entregas de dinero entre madre e hija en concepto de préstamo por contrato verbal, sin interés y sin plazo. Se acreditan asimismo dos transferencias bancarias que el prestatario efectuó al prestamista en el año 2002.
Se difiere así de la conclusión alcanzada por la Administración tributaria que, ignorando la realidad de las condiciones anteriormente señaladas, estableció la presunción de que el acto gravado no era un préstamo, sino una donación, siendo así que se ajusta en todo al concepto de préstamo recogido en el CC art.1740 que, específicamente, solo prevé el pago de intereses cuando se hubieran pactado (CC art.1755) y que las condiciones del negocio jurídico celebrado fueron tenidas en cuenta en la autoliquidación formulada en su día por el ITP y AJD, si bien dicha operación se encontraba exenta por el referido impuesto (RITP art.88.I.B.15). En la interpretación realizada por la Administración no concurre el enlace preciso y directo según las reglas del criterio humano que exigía el CC art.1253 (en la actualidad LEC art.386) y que para el procedimiento de gestión tributaria sigue conservando la LGT/1963 art.118.2 (actual LGT art.108.2 ).
Como señala el Tribunal Supremo, equiparar un préstamo sin interés, aunque sea con plazo dilatado de devolución, a una donación onerosa, o, lo que es lo mismo, decir que quien recibe un préstamo sin interés en tales condiciones está en la misma situación jurídica que quien recibe una donación, equivale tanto como no interpretar en sentido jurídico como procede como primer estadio del procedimiento hermenéutico, y como imponía e impone la LGT, respectivamente, en sus arts. 25 y actual 23, un acto ajustado en todo a las prevenciones establecidas para el préstamo en el Código Civil y las tributarias de concreción de hecho imponible y base impositiva determinadas por el Texto Refundido a él aplicable (TS 8-6-02, Rec 2112/97)

  1. No hay Comentarios
(No será publicado)
*